Ya les hemos contado que en TRIBUTO nos preocupamos de la salud de nuestros compañeros por lo que todo lo que elaboramos es de calidad consumible por humanos.

Recientemente hemos estado trabajando para llevarles los mejores paté para sus perritos, con una calidad Hecho en Casa: Charquicán, Paila Marina y Pollo Arvejado.

Nuestros patés serán esterilizados, por lo que podrán ser almacenados y transportados a temperatura ambiente.

Estamos bastante cerca de lograrlo, hace unos días realizamos la validación térmica necesaria para asegurar que redujimos a un nivel aceptable el nivel de microorganismos presentes en el producto, para aumentar su vida útil.

Pero, ¿qué es la esterilización? 

Es lograr eliminar todos los microorganismos presentes en el producto mediante la aplicación de tecnología (calor o radiación). En nuestro caso usamos calor, con un autoclave llegamos hasta por sobre los 121°C.

La verdad, el producto no queda del todo esteril, esa es una palabra muy absoluta.

Lo que logramos, es reducir un microorganismo cuya espora es capaz de resistir altas temperaturas; al sobrevivir, la bacteria vuelve a emerger y contaminar el producto en condiciones de ausencia de oxígeno. Esta bacteria <Clostridium Botulinum> genera una toxina capaz de matar al ser humano, y por su puesto, a nuestro perrito. Por cierto, es la misma bacteria con la que se obtiene el bótox.

Si logramos matar a C.botulinum, el resto de patógenos también habrá muerto, y a eso a punta la esterilización comercial.

Sin embargo, existe un grupo de microorganismos que resisten altas temperaturas (termófilos), los cuales sobrevivirán este tratamiento; no hay problema con ellos, ninguno nos hace daño y tampoco modificarán el producto.

Ya, pero ¿cómo nos aseguramos que en verdad funciona?

No es llegar y elegir un tiempo y temperatura del proceso.

Realizamos validacion del tratamiento térmico, para eso se introducen termocuplas (como termómetros? para medir temperatura) al interior del producto y al interior del equipo.

Termocúplas y paté

Con esto podremos saber cómo se comporta el calor al interior del equipo (distribución de calor) y cómo se comporta al interior de cada frasco (penetración de calor).

Con esto, somos capaces de saber exáctamente cuánto tarda el producto para calentarse hasta los 121°C en el centro térmico, y cuánto tiempo necesitamos mantenerlo así para así acumular letalidad, eliminando a C.botulinum y sus esporas.

Con esta exactitud tenemos certeza en la eliminación del peligro, y no sobrecocinamos el producto innecesariamente.

Finalmente, tras una combinación de tecnologías y buena cocina, obtenemos un producto seguro para su consumo y con sabores ricos y caseros, para que regalonees a tu perrito.

Contenido Relacionado

Liofilizado vs Deshidratado

Liofilizado vs Deshidratado

Deshidratado vs Liofilizado Dado que la comida para perros liofilizada está ingresando poco a poco al mercado Chileno (pese a que este tipo de producto es ampliamente utilizado en Europa y Norte América), muchos dueños de mascotas tendrán preguntas sobre este nuevo...